Problemas de audición desde la niñez

Según la Organización Mundial de la Salud, unas 360 millones de personas -el 5% de la población mundial- presentan pérdidas de audición discapacitantes; de ellas, cerca de 32 millones son niños.

La propia OMS insiste en la importancia de la calidad auditiva de los niños, esencial para aprender a hablar, escolarizarse y participar en la vida social. De ahí que la pérdida de audición suponga un obstáculo para la educación y la integración social. Y por ello, es muy importante que el problema se diagnostique a una edad temprana para tomar las medidas necesarias.

El 60% de los casos podría evitarse

La Organización Mundial de la Salud calcula que alrededor del 60% de las pérdidas de audición en la niñez se podrían evitar con medidas de prevención.

La pérdida de audición en el niño puede tener muchas causas que pueden ser congénitas, es decir las que están presentes en el nacimiento o poco después, o adquiridas, las que se manifiestan durante la niñez.

  • Factores genéticos: Provocan cerca del 40% de la pérdida de audición en la niñez. Según se ha demostrado, la pérdida de audición es mucho más frecuente en niños nacidos de uniones consanguíneas. Las malformaciones congénitas del oído y del nervio auditivo, que pueden ser consecuencia de factores genéticos o de la influencia del entorno, pueden provocar la pérdida de audición.
  • Afecciones perinatales: Por ejemplo, prematuridad, bajo peso al nacer, falta de oxígeno (asfixia perinatal) o ictericia neonatal.
  • Infecciones: Durante el embarazo, la madre puede ser infectada por virus tales como los de la rubéola o el citomegalovirus, que provocan pérdida de audición en el niño. También la meningitis, las paperas y el sarampión pueden provocar en la niñez la pérdida de audición. En los entornos de bajos recursos, la otitis media crónica supurada es bastante común.
  • Enfermedades del oído: En los niños, diversas afecciones comunes del oído pueden provocar la pérdida de audición. Es el caso, por ejemplo, de la presencia de tapones de cera o de la otitis media adhesiva no supurada causada por la acumulación de líquido en el interior del oído.
  • Ruido: Los sonidos intensos, incluidos los producidos por dispositivos personales tales como los teléfonos inteligentes y los lectores de MP3 utilizados a gran volumen durante periodos prolongados, pueden causar pérdida de la audición. Incluso los sonidos breves de alta intensidad como los de los fuegos artificiales pueden provocar una pérdida de audición permanente.
  • Medicamentos: Los medicamentos, como los utilizados en el tratamiento de las infecciones neonatales, el paludismo, la tuberculosis farmacorresistente y el cáncer, pueden provocar una pérdida de audición permanente.

Prevención y tratamiento

Con motivo del Día de la Audiología, la OMS hizo un llamamiento a gobiernos, organismos de salud pública y de más organizaciones competentes, para colaborar en la prevención de la pérdida de audición a edades tempranas reforzando:

  • los programas de inmunización para prevenir infecciones que conducen a la pérdida de audición como la rubéola congénita, la meningitis, las paperas y el sarampión. Más del 19% de la pérdida de audición en la niñez se podría evitar sin más que recurrir a la inmunización contra la rubéola y la meningitis.
  • los programas de salud de la madre y el niño, para prevenir la prematuridad, el bajo peso al nacer, la asfixia perinatal, la ictericia neonatal y la infección congénita por citomegalovirus.
  • las organizaciones de personas con pérdida de audición y los grupos de progenitores y de apoyo a las familias.

Conviene poner en marcha:

  • pruebas de audición a los recién nacidos y lactantes e iniciar las intervenciones apropiadas para detectar y autonomizar a los niños con pérdida auditiva congénita o de aparición temprana.
  • pruebas de audición escolares encaminadas a detectar y tratar.

Conviene poner a disposición:

  • dispositivos auditivos: los adelantos registrados en el campo de los audífonos y los implantes cocleares han mejorado notablemente las opciones de que disponen las personas con pérdida de audición.
  • comunicación: para los niños sordos es enormemente beneficiosa su introducción precoz en el lenguaje, que puede consistir en una rehabilitación orientada a la comunicación verbal, como el tratamiento verbal auditivo u oral auditivo.

Author Info

Anfer Óptica

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.